En la foto, durante la marcha de apoyo a la reforma migratoria en San José. Foto por Rossana Drumond, Alianza News.

Una coalición de más de tres decenas de organizaciones proinmigrantes y líderes comunitarios de California convocó este jueves a una marcha para el próximo 1 de mayo con el fin de recalcar la promesa hecha por el presidente Joe Biden de luchar por la legalización a más de 11 millones de indocumentados.

“Estamos decididos a organizar y movilizar a la comunidad inmigrante para mostrar un amplio apoyo a la Ley de Ciudadanía de Estados Unidos 2021 del presidente Biden”, dijo en una conferencia de prensa Juan José Gutiérrez, director ejecutivo de One Stop Immigration and Educational Center, Inc.

La convocatoria de la Coalición de Plenos Derechos para los Inmigrantes se realizaría justo para la evaluación de los primeros 100 días del Gobierno del mandatario demócrata.

Aplaudiendo la presentación del ambicioso proyecto de reforma migratoria que se introdujo al Congreso, los activistas están haciendo un llamado a la comunidad indocumentada a unirse a los esfuerzos para lograr el apoyo y pueda ser aprobada.

Salvador Sanabria, director de El Rescate, consideró que la “unidad y movilización de los inmigrantes es clave para impulsar la aprobación del proyecto de ley”.

“La propuesta del presidente Biden de reforma migratoria integral necesita el apoyo total de los beneficiados por ella, y por esa razón es el llamado a salir a las calles de Los Ángeles como familias inmigrantes para mostrar nuestro apoyo incondicional ”, recalcó Sanabria.

La propuesta demócrata pretende legalizar a millones de indocumentados que puedan demostrar su presencia en Estados Unidos antes del pasado 1 de enero y no tengan antecedentes criminales.

Los inmigrantes protegidos con los programas Acción Diferida (DACA) y Estatus de Protección Temporal (TPS) obtendrían la residencia permanente de forma inmediata y la ciudadanía en tres años, así como los trabajadores agrícolas que hayan laborado en el campo durante al menos cinco años.

El resto de los indocumentados que cumplan los requisitos obtendrían un permiso temporal de cinco años, plazo tras el cual podrían solicitar la residencia permanente y tres años más tarde la naturalización.

A estas medidas se suman diversos cambios que incluyen suavizar los castigos a los deportados y dar más oportunidades a las peticiones familiares y a los trabajadores con visas temporales.

Entre las organizaciones que hacen el llamado a sus miembros está el Consejo de Federaciones de México (COFEM), la Federación de Clubes Zacatecanos del Sur de California, la Federación de Clubes de Puebla de Los Ángeles, Hondureños Unidos de Los Ángeles (HULA), la Unión de Emigrantes Guatemaltecos, (UGE), la Alianza Hondureña de Los Ángeles (AHLA) y la Hermandad Mexicana Nacional, entre otras.