Si bien es cierto que ocho de los nueve condados del Área de la Bahía anunciaron que seguirían la nueva guía de máscaras del estado de California

que permite a las personas vacunadas quitarse la máscara en los interiores de los locales, el condado de Santa Clara anunció que no haría lo mismo. Sino todo lo contrario, el condado de Santa Clara, el más grande del Área de la Bahía para suerte de sus pobladores mantendrá su requisito de uso de máscaras en interiores y utilizará sus propias métricas, basadas en vacunas, números de casos y hospitalizaciones, para determinar cuándo abandonar el mandato del uso de la mascarilla.

“Debemos continuar basando nuestras decisiones en los riesgos que el COVID -19 presenta a nuestra comunidad, y esperamos eliminar el requisito del uso de la máscara para interiores tan pronto como podamos hacerlo sin poner a las personas vulnerables en un riesgo indebido”, dijo la Dra. Sara Cody, la principal funcionaria de salud del condado de Santa Clara, durante la rueda de prensa.

La Dra. Sara Cody, oficial de salud pública, dijo que respeta las decisiones tomadas por otros condados, pero decidió esperar hasta algún momento de marzo para poder alcanzar tres métricas clave.

Ya se ha alcanzado una de esas métricas: el 80% de los residentes en el Condado local ya están vacunados. Sin embargo, aún no se ha logrado una tasa de hospitalización adecuada, ya que el promedio móvil de siete días para casos nuevos está por debajo de los 550 casos por día. “Todavía tenemos niveles muy altos de transmisión comunitaria”, dijo el Dr. Cody, “todavía más altos que en cualquier otro punto de la pandemia anterior al omicrón”.

Por ahora, los clientes de los restaurantes y otros, incluidos los miembros del gimnasio, tendrán que seguir el mandato de usar la mascarilla para bien de todos y no poner en riesgo a la población más vulnerable.

Por otra parte, a nivel nacional, los estados de Connecticut, Nueva Jersey, Delaware y Oregón han anunciado su intención de relajar los mandatos de llevar mascarilla facial en los colegios y otros espacios cerrados en las próximas semanas, a medida que la reciente ola de contagios de covid-19 con la variante ómicron comienza a remitir en EE.UU.

Y es que cada vez más estados de EE.UU. están relajando el uso de la mascarilla, los últimos en anunciarlo Nueva York y Massachusetts pese a que el Gobierno del país se mostró cauto sobre el levantamiento de las restricciones, dado el repunte de muertes por la variante ómicron del coronavirus.

La gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, levantó el mandato de llevar mascarilla en la mayor parte de sitios cerrados por “el progreso tremendo” en la reducción de los contagios de la covid-19, lo que permite que el estado pase a “una nueva fase”.

Según datos proporcionados por la gobernadora, las hospitalizaciones han descendido el 63% entre el 12 de enero y este miércoles, lo que, en su opinión, ha incrementado la confianza a la hora de adoptar una decisión.

“¿Por qué pasa todo esto? Porque los neoyorquinos y los negocios dieron un paso adelante e hicieron lo correcto”, dijo Hochul.

La obligatoriedad de cubrirse la boca estaba vigente en todo tipo de espacios cerrados en el estado de Nueva York, incluidos comercios, transporte público y empresas privadas, bajo pena de una multa de 1.000 dólares que llegó a imponerse a personal de cafés o restaurantes en inspecciones sorpresa.

LOS CASOS BAJAN PERO LA MUERTES SUBEN 

Estas decisiones se producen en un momento en que los nuevos casos de covid-19 en EE.UU., donde la variante dominante es ómicron, llevan en caída libre desde mediados de enero, de acuerdo a datos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés).

Esas estadísticas revelan que el país ha pasado de tener una media semanal de más de 805.000 nuevos contagios diarios a un promedio de 247.000 en las últimas siete jornadas.

Aun así, el Gobierno del presidente Joe Biden se mostró precavido y recomendó que se siga usando la mascarilla por el alto número de hospitalizaciones y muertes.

Al ser preguntada al respecto en la rueda de prensa de la Casa Blanca sobre la covid-19, la directora de los CDC, Rochell Walensky, fue contundente este miércoles.

“Esas decisiones se están tomando a nivel local, pero en este momento seguimos recomendando llevar mascarilla en zonas con altos contagios. Eso es gran parte del país ahora, en los lugares públicos cerrados”, apuntó.

No obstante, remarcó que los CDC siguen actualizando sus recomendaciones en base a los datos de los que disponen.

LOS CDC PIDEN NO RELAJAR EL USO DE LA MASCARILLA

En otro instante de la rueda de prensa, Walensky volvió a ser cuestionada sobre si los CDC van a ofrecer algún tipo de nueva recomendación sobre el uso de la mascarilla, que pueda servir a los gobernadores de los estados a tomar la decisión de si relajan o no los mandatos.

Walensky recordó que las hospitalizaciones y los fallecimientos por covid-19 siguen siendo altos, por lo que los CDC no están aún en posición de aconsejar un relajamiento en el uso del tapabocas.

El número de muertes por coronavirus no ha parado de aumentar en EE.UU. desde finales de 2021: El 26 de diciembre había una media semanal de 249 nuevos decesos diarios, mientras que a fecha del 7 de febrero se han disparado a 3.176 al día, indican los CDC.

Los ingresos hospitalarios han descendido en las últimas siete jornadas, aunque siguen siendo altos, con un promedio diario de 13.000, frente a la media de 17.000 al día de la semana anterior

EE.UU. es el país más afectado por el coronavirus con más de 77 millones de casos confirmados desde el inicio de la pandemia en marzo de 2020 y más de 909.000 fallecimientos, dicen los números de la Universidad Johns Hopkins.