Dos personas murieron como consecuencia de un tiroteo en un instituto de secundaria de Saint Louis (Missouri, EE.UU.), protagonizado por un joven de 20 años que fue abatido por la policía cuando intentaba fugar, informaron las autoridades del distrito escolar.

Además de las víctimas, una adolescente y una mujer adulta, aún no han sido identificadas por la policía local, seis personas más resultaron heridas y fueron llevadas a centros de salud, informaron los agentes.

“Aunque en papel tengamos nueve víctimas (…) tenemos cientos más. Todos los supervivientes se llevan el trauma” de lo sucedido, señaló el jefe de policía Mike Sack a la prensa.

El tiroteo fue reportado alrededor de las 9:10 hora local (14:10 GMT) en el instituto Central Visual and Peforming Arts. Cuando la policía llegó al lugar de los hechos, se encontraron con estudiantes huyendo de las instalaciones, fueron informados que había una persona disparando adentro.

El atacante y la policía intercambiaron disparos, hasta que el joven fue herido y luego trasladado a un hospital, donde más tarde murió.

En los últimos años han aumentado en Estados Unidos los tiroteos en centros educativos como el sucedido en la escuela primaria de Sandy Hook en 2012 con 26 víctimas mortales o el de Robb Elementary de Uvalde, con el asesinato de 19 niños y dos maestros.

Por su parte, la portavoz de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, lanzó un mensaje al Senado de EE.UU. -con mayoría de los demócratas, que, no obstante, no tienen los escaños suficientes para sacar adelante iniciativas a favor del control de armas- para que apruebe un veto a los fusiles de asalto.

“Cada día que el Senado fracasa en enviar una prohibición de las armas de asalto a la mesa del presidente (para ser firmada) o espera para tomar otras acciones de sentido común es un día demasiado tarde para nuestras familias y comunidades afectadas por la violencia con armas de fuego”, indicó Jean-Pierre.

En julio pasado, la Cámara Baja de Estados Unidos, bajo control demócrata, apoyó una iniciativa para prohibir las armas de asalto en el país, sin visos de prosperar en el Senado.

Estados Unidos aprobó en 1994 un veto federal a las armas de asalto en el país, pero en 2004 expiró sin que el Congreso lo renovara. (Con información de EFE)