Estar preparados. Así es como debemos estar estos días. Y dado que muchos de los que contraen COVID-19 se recuperarán en casa, vale la pena tener un kit de atención en el hogar listo con anticipación.

Esto es lo que debe tener para cuidar a los infectados y proteger al resto de su familia o compañeros de casa:

  1. Un termómetro. Si tiene niños en la casa, es posible que desee una versión infantil que escanee sus frentes. Los termómetros de mercurio no requieren pilas y son muy prácticos.
  1. Un oxímetro de pulso o pulsioxímetro es un dispositivo que sirve para medir la saturación de oxígeno en la sangre. Realmente, el oxímetro mide el porcentaje de hemoglobina arterial en la oxihemoglobina y se considera que un paciente no tiene problemas pulmonares cuando esta concentración está entre el 95% y el 99%
  1. Medicamentos que no requieren receta médica como medicamentos para bajar la fiebre, para la tos y aerosoles nasales salinos. Si tiene niños, asegúrese de tener los medicamentos adecuados para ellos, ya que difieren de los que necesitan los adultos.
  1. Comida sana y preparada. Cuando obtenga frutas y verduras, corte y prepare las porciones en recipientes, como ya haría para los almuerzos escolares y del trabajo.
  1. Tenga a la mano caldo, agua, té caliente y bebidas no alcohólicas para mantener a su familiar bien hidratado, incluso cuando no se sienta con ganas de comer. Tenga en cuenta que tanto el azúcar como los edulcorantes artificiales pueden empeorar el malestar gastrointestinal.
  1. Electrolitos como Pedialyte®, que puede comprar en muchas farmacias y supermercados.
  1. Tenga una lista de contactos de emergencia de familiares, amigos, vecinos, proveedores de atención médica, maestros, empleadores, el departamento de salud pública local y otros recursos comunitarios. Incluya recursos para alimentos y suministros. Si vive solo, puede hacer arreglos para comunicarse con un amigo o familiar con regularidad.
  1. Designe con anticipación platos, toallas, ropa de cama e idealmente un dormitorio y un baño separados para cualquier persona enferma. Idealmente, los miembros sanos de la familia, y las mascotas, deberían permanecer fuera de ese espacio.
  1. Suficiente jabón, desinfectante para manos y lejía para mantener limpias las superficies. Tenga suficiente detergente para lavar la ropa y la ropa de cama en la configuración “caliente” todos los días. Tenga toallitas desinfectantes, toallas de papel y jabón al lado de la cama.
  1. Tenga a la mano guantes de látex o de nitrilo de un solo uso. Cambie después de cada interacción con su familiar enfermo. Tenga cuidado de tocar solo la superficie interior mientras se los quita. Lávese las manos antes y después.
  1. Asegúrese de tener suficientes toallas de papel, pañuelos de papel y papel higiénico.
  1. A menos que tenga dificultades para respirar, cubra la nariz y la boca de la persona enferma cuando esté cerca de usted o de otras personas. Si la persona enferma no puede usar una mascarilla, use una mientras esté en la misma habitación con ella. Use tela de tejido apretado, como una toalla de cocina o una sudadera. También puede encontrar versiones de ferretería en su tienda de pintura local. Son mejores que los pañuelos y las bufandas porque no dejan que los gérmenes se escapen tan fácilmente. Tenga en cuenta que las mascarillas son más efectivas cuando se combinan con el lavado de manos.

Tenga a mano un cuaderno para anotar diariamente la temperatura y los síntomas del enfermo. Lo más importante es monitorear los síntomas, especialmente la respiración, confusión e hidratación.