Los líderes asiático-estadounidenses de todo EE. UU. celebraron una conmemoración de cuatro días en Detroit, Michigan, del 16 al 19 de junio para honrar el legado de Vincent Chin, un trabajador automotor que fue asesinado a golpes con un bate de béisbol el 23 de junio de 1982 por dos hombres blancos  en la noche de su despedida de soltero.

“Es realmente emocionante y conmovedor ver este impulso”, dijo Helen Zia, quien en 1983 cofundó American Citizens for Justice con Jim Shimoura y Roland Hwang.

“Nos reunimos para celebrar el movimiento panasiático que inspiró Vincent Chin y nuestra solidaridad con otras comunidades. Somos conscientes de cuánto debemos hacer para garantizar un mundo seguro para todos”, dijo Hwang.

“Recordamos a Vincent Chin. Nos regocijamos por el movimiento de derechos civiles en curso provocado por su muerte”. En conferencia de prensa el 15 de junio se inauguró un mural conmemorativo de Chin. Creado por el artista Anthony Lee, el mural se exhibirá en el histórico barrio chino de Detroit.

Lee dijo que estaba orgulloso de honrar el legado de Chin, cuyo asesinato fue anterior a las leyes sobre delitos de odio. “Donde hay arte, hay dignidad. Este es un buen paso en la dirección correcta hacia la justicia”, dijo.

El mural lleva un boceto de Chin, con las tradicionales ofrendas de incienso, arroz, fruta, té y comida. Las imágenes están enmarcadas por la bandera estadounidense.

Zia presentó una guía heredada de 64 páginas y una herramienta de enseñanza que se distribuirá a todas las escuelas intermedias y secundarias del área de Detroit. La guía también está disponible en línea, sin cargo, y será traducida a varios idiomas asiáticos. Zia presentó la primera copia de la guía al Dr. Suchiraphon McKeithen-Polish, director del programa de educación bilingüe del Distrito Escolar Intermedio de Macomb. “Esta es una herramienta importante para aprender sobre el movimiento de derechos civiles asiático-estadounidense”, dijo Zia.

“Me acababa de graduar de la escuela secundaria en 1982 cuando me enteré de lo que le pasó a Vincent Chin”, dijo McKeithen-Polish. “Gracias en nombre de todos los educadores. La guía de legado será una herramienta importante para reconocer que el odio y la discriminación contra los asiáticos todavía existen”.

La conmemoración de cuatro días comenzó el 16 de junio con la primera convocatoria de los cineastas de documentales asiático-estadounidenses del Medio Oeste. El evento reunió a artistas clave, documentalistas asiático-estadounidenses y expertos en el campo para discutir colaboraciones estratégicas y oportunidades para la realización de películas, y continuó al día siguiente.

El 16 de junio por la noche, el director David Siev estuvo presente para debatir sobre su película de 2022, “Bad Axe”, un retrato de una familia asiático-estadounidense en la América rural del presidente Donald Trump, que lucha por mantener vivo su sueño americano incluso cuando enfrentan una pandemia, neonazis y cicatrices generacionales de los campos de exterminio camboyanos.

 La noche del 17 de junio, la conmemoración contó con la proyección de la película seminal, “¿Quién mató a Vincent Chin?” La película de 1987, que fue nominada a un Oscar, presentaba imágenes de una entrevista con uno de los atacantes de Chin, Robert Ebens. La directora Renee Tajima-Peña, la productora asociada Nancy Tong y la productora ejecutiva Juanita Anderson participaron en una sesión de preguntas y respuestas, moderada por Donald Young, director de programas del Center for Asian American Media. PBS proyectó la película el 20 de junio por la noche, durante su programa POV.

El 18 de junio presentó una conversación nacional sobre el papel de los estadounidenses de origen asiático en la democracia y la lucha por la justicia racial. Más tarde esa noche, artistas asiático-americanos presentaron dos horas de danza, música y poesía. El último día de la conmemoración contó con una ceremonia de conmemoración interreligiosa en honor a Chin y su familia, seguida de una discusión sobre la historia del movimiento de derechos civiles asiático-estadounidense y su futuro.

 En un momento particularmente conmovedor, familiares y amigos de Chin caminaron hasta su tumba en el cementerio Forest Lawn en Detroit. Los atacantes de Chin, Ebens y su hijastro Michael Nitz, compañeros de trabajo en la planta de automóviles Chrysler en Detroit, atacaron a Chin creyendo erróneamente que era japonés. Culparon a Chin por los empleos en las fábricas de automóviles en los EE. UU. que supuestamente se estaban perdiendo debido a un aumento de la producción por parte de los fabricantes japoneses. A los perpetradores se les permitió declararse culpables del cargo de homicidio involuntario. Ebens se declaró culpable, mientras que Nitz no se opuso: fueron liberados con una multa insignificante y no pasaron tiempo en la cárcel. Un tribunal federal intervino y encontró a Ebens culpable de asesinato en segundo grado, que conlleva una sentencia de 25 años. Sin embargo, el veredicto fue revocado.

La comunidad asiático-estadounidense ha experimentado una nueva ola de crímenes de odio en los últimos tres años. El portal web Stop AAPI Hate, que permite que una víctima se autodenuncie en uno de varios idiomas asiáticos, ha registrado 10,905 incidentes de odio desde el 19 de marzo de 2020 hasta el 31 de diciembre de 2021. Los incidentes incluyen acoso verbal, agresión física, toser en o escupido, intimidación y violaciones de los derechos civiles. Casi la mitad de los incidentes han ocurrido en espacios públicos, como calles, parques o transporte público. Los adultos asiático-americanos mayores han sido objeto de algunas de las agresiones físicas más visibles.

El Comité de Rememoración y Re-dedicación de Vincent Chin 40th se asoció con la Fundación Kresge para crear la conmemoración.

Sam Kiyomi Turner, oficial asociado de programas de la Fundación Kresge, dijo en una conferencia de prensa: “Nuestra esperanza es que esta dedicación sirva como un contenedor para todos los líderes que están comprometidos con la equidad y la justicia, y con el desmantelamiento del racismo sistemático”.

David Han, comisionado de la Comisión de Asuntos Americanos del Pacífico Asiático de Michigan, señaló: “En el entorno hiperracializado de hoy, esta dedicación nos despierta al hecho de que la libertad, la justicia y las oportunidades para todos no se pueden dar por sentadas. Estamos en los márgenes, pero ese no debe ser nuestro lote. Los cambios ocurren en los márgenes”.