La confianza de los estadounidenses en la vacuna contra la covid-19 ha ido en aumento, pero las comunidades latina y afroamericana siguen enfrentando problemas de acceso, según una reciente encuesta de opinión.

De acuerdo con los resultados de la encuesta realizada este marzo, The Edelman Trust Barometer, para la que fueron consultadas 2.500 personas en línea, cerca de 60 % aseguraron que pondrían la vacuna lo más pronto posible, lo que contrasta con el 33% de la encuesta de enero.

Sin embargo, pese a que hay vacunas de varias farmacéuticas disponibles en el mercado, 43 % de los afroamericanos y 42 % de los latinos dijeron que califican pero han tenido problemas para lograr una cita para la inoculación o tener acceso a un centro de vacunación, en comparación con el 24 % de los blancos y el 34 % de los asiáticos.

Igualmente los resultados arrojaron que 52 % contrajeron el virus o conocen a alguien que lo tiene. Una tercera parte de los latinos aseguraron que conocen a alguien que estuvo en un hospital o que ha muerto por la enfermedad.

Según los últimos datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), solo 8,5 % de los que han recibido al menos una dosis de la vacuna y se conoce su raza o etnia eran latinos, para un total de 2,9 millones, mientras que de los que han completado la pauta solo 7,3 % son hispanos (1,3 millones).

Los hispanos representan el 18,5 % de la población del país, según datos del Censo, y están entre las comunidades más afectadas por la pandemia, con el triple de probabilidades de hospitalización y más del doble de morir por esta enfermedad.

Aunque hay confianza en la vacuna para luchar contra la pandemia y pese a haber señalado que el Gobierno está haciendo un buen trabajo para que la gente pueda ser inoculada rápidamente, de forma segura y justa, a un año de haberse desatado la pandemia los consultados aún no están listos para retornar a su vida normal.

Tampoco creen que la situación se habrá normalizado al finalizar este año. De acuerdo con los datos, dos terceras partes de los consultados aseguraron que aún se encuentran en “modo de supervivencia” por la pandemia, a la que aún temen.

Solo una tercera parte de los entrevistados por Edelman, una agencia de relaciones públicas y mercadotecnia, asegurron estar preparados para volver a comer en los restaurantes –cuyo aforo fue limitada para evitar el contagio.

La encuesta mostró además que solo 27 % enviaría a la escuela a sus hijos, muchos de los cuales han dependido de la educación remota; un 28 % se mostraron dispuestos a regresar a trabajar a su oficina, luego de un año de hacerlo desde casa; 20 % dijeron estar listos para hacer un vuelo comercial, mientras un 16 % están listos para usar el tren o autobús.

Una tercera parte de los consultados indicaron haber perdido su empleo, han visto reducidos drásticamente los ingresos o aún luchan cada mes para poder pagar sus cuentas.