SB 373, propuesta de ley contra la violencia económica de género

Uno de los tipos de violencia doméstica es el abuso económico, que por lo regular, va ligado a otras formas de violencia. Estos casos son mucho más comunes de lo que se piensa, y por eso se crearon las propuestas de ley SB 373 y SB 374, ambas presentadas por el Senador David Min, para darle protección a las personas que lo padecen.

En entrevista para el programa Alianza Contra la Violencia Doméstica, la abogada Ayami Nieves, de la Unidad de Derecho de Familia, Public Law Center, sostuvo que  “más de la mitad de las víctimas de la violencia doméstica se ven obligadas a cargar con facturas que no han asumido voluntariamente, mientras que casi el 100% afirma haber sido objeto de algún tipo de abuso financiero, como ser obligadas por su pareja a endeudarse con la tarjeta de crédito”.

Como a muchas, esto le ocurrió a la ex Spice Girl, Mel B, quien así lo expuso al público a través de la prensa. Después de casarse con Stephen Belafonte, se alejó cada vez más de su familia. “Él me decía: ‘¿Por qué llamas hoy a tu madre? Vamos, salgamos’.” Mel relata cómo, de pronto, se dio cuenta de que antes llamaba a su madre todos los días, pero no había hablado con ella en una semana. Después en un mes o dos meses.

Las deudas forzadas o fraudulentas son un componente común del abuso económico. Éstas pueden arruinar el historial crediticio y la estabilidad financiera de alguien, e incluso dejarle una mala puntuación de crédito cuyas consecuencias podrían ser de muy largo plazo.

La violencia “económica”, en la que el agresor hace lo posible por controlar el acceso de la víctima al dinero, tanto por impedirla trabajar de forma remunerada, como por obligarla a entregarle sus ingresos, haciendo él uso exclusivo de los mismos.

Por ello, se ha hecho la propuesta de ley SB 373, cuyo fin es proteger a las víctimas de abuso económico. De pasar esta ley, un cobrador de deudas no podrá cobrar si la persona proporciona documentación de que la deuda, o cualquier parte de la deuda, es el resultado de un abuso económico.

El abuso económico puede desarrollarse gradualmente y puede comenzar con un comportamiento que al principio parece protector o afectuoso, por ejemplo, ofreciéndose a ocuparse de todas las finanzas o animándote a no trabajar para que puedas cuidar de los niños.

Los gastos excesivos y la acumulación de deudas a tu nombre pueden no ser evidentes al principio. De aprobarse esta ley, las víctimas de abuso económico estarían protegidas y podrían pedir una orden que les exente de los pagos.

El segundo proyecto de ley del Senador Min, el SB 374, añadiría la “coacción reproductiva” a las categorías de abuso cubiertas por la Ley de Prevención de la Violencia Doméstica. Esto aseguraría que las víctimas pudieran utilizar ejemplos de su abusador manipulando su control de la natalidad para tratar de dejarlas embarazadas, tratando de obligarlas a interrumpir un embarazo o interfiriendo de otra manera en sus decisiones reproductivas como base para obtener órdenes de restricción o buscar otro tipo de alivio legal.

La propuesta indica que la coerción reproductiva consiste en el control de la autonomía reproductiva de otra persona a través de la fuerza, la amenaza de fuerza o la intimidación, incluye presionar excesivamente a otra parte para que quede embarazada. También es coacción si interfieren con el uso de anticonceptivos o si utilizan tácticas coercitivas para controlar el embarazo.

Hasta tres de cada cuatro víctimas femeninas afirman que sus maltratadores trataron de obligarlas a quedarse embarazadas o a controlar de otro modo sus opciones reproductivas, lo que hace que las supervivientes tengan mayores tasas de embarazos no deseados, abortos e infecciones de transmisión sexual.

El proyecto de ley 374 del senador, convertiría a California en el primer estado del país en reconocer la “coacción reproductiva” como una forma de abuso doméstico. La mayoría de la gente piensa en la violencia doméstica como un hombre que golpea a una mujer. Pero es mucho más que eso. Cuando hablas con los supervivientes es la amenaza de violencia y la coacción lo que es tan debilitante como la violencia real.

Los problemas económicos son el factor que más probablemente predice si una superviviente será capaz de dejar permanentemente a su agresor. En una encuesta de 2012, alrededor del 85% de las víctimas que volvieron con sus parejas abusivas dijeron que los problemas financieros las hicieron volver. De acuerdo con el senador Min “Esto es una cuestión de vida o muerte para los supervivientes que necesitan salir de estas relaciones”.

Sólo cuando Mel B empezó a hablar con víctimas de abusos se dio cuenta de lo común que es el abuso financiero.

“Es como si todos los maltratadores hubieran leído el mismo manual. Antes de que te des cuenta, ya no tienes la llave de la puerta de casa, o ni siquiera conduces tu propio coche. Esos “privilegios” que tanto nos costó conseguir te los quitan poco a poco. Te quitan el poder y la única persona en la que tienes que confiar es tu maltratador”.

Es habitual que las mujeres se queden pagando las deudas del maltratador durante décadas, mucho después de que los moretones se hayan desvanecido.

Este artículo es parte del proyecto periodístico sobre la Violencia Doméstica en la comunidad latina y cuenta con el apoyo y generosidad de Blue Shield of California Foundation.