Con una inversión de 4.200 millones de dólares los Gobiernos de México y Estados Unidos reforzarán la frontera común generando un tiempo de transformación que asegure un lugar donde la gente pueda caminar con seguridad y lograr el desarrollo comercial. Ambos países se comprometieron ejecutar proyectos de infraestructura y medidas especiales para garantizar la seguridad.

En conferencia de prensa conjunta ofrecida en la ciudad fronteriza de Tijuana, el canciller de México, Marcelo Ebrard, explicó que esta inversión tiene que ver con el Acuerdo Bicentenario para la cooperación en seguridad, que comprende 14 proyectos del lado mexicano, entre ellos, la terminación de los puentes fronterizos Mesa de Otay, en Tijuana, y Calexico East, en Mexicali.

Además de seis proyectos para el lado estadounidense, que tienen que ver principalmente con tecnología para evitar el tráfico de armas hacia México y de drogas, como el fentanilo, hacia suelo estadounidense.

El canciller mexicano apuntó que la prioridad será el tema de la seguridad, para la cual se invertirá en alta tecnología, ya que en la actualidad es desigual en ambos lados, y pretenden “ser más efectivos en la frontera contra el fentanilo, las drogas y armas que van y vienen para ambos lados”.

Por primera vez en EE.UU. se habla de que “el problema de las armas es de nosotros también, cosa que antes no se aceptaba, por eso hoy trabajamos en conjunto con el Gobierno mexicano”, dijo el embajador estadounidense en México, Ken Salazar, en la misma conferencia.

“Son muchísimos proyectos, en donde los dos presidentes (Joe Biden y Andrés Manuel López Obrador) pretenden generar un tiempo de transformación en la frontera entre México y Estados Unidos y parte de eso es asegurar que sea un lugar donde la gente pueda caminar de un lugar a otro con seguridad y donde el comercio siga de una manera mejor”, dijo.

Por su parte, Todd D. Robinson, subsecretario de Antinarcóticos de Estados Unidos, reafirmó que una de las prioridades del acuerdo será detener el tráfico de armas hacia territorio mexicano, para lo cual se estarán coordinando en todo lo que se requiera.

Además, se enfocarán en evitar el ingreso de drogas a EE.UU., donde en 2021 murieron por sobredosis 107.000 personas, la mitad de ellas por sustancias como el fentanilo, según datos oficiales estadounidenses.

“Estaremos usando tecnología confiable entre nuestros Gobiernos, lo cual es muy importante, pero tenemos qué hablar más sobre quién va a proveernos esa tecnología”, dijo Robinson.

Recalcó que con este acuerdo van a profundizar y organizar el trabajo compartido que tienen entre los Gobiernos mexicano y estadounidense, para así solidificar “lo que no se había hecho antes”.

El embajador estadounidense en México dijo finalmente que “la presencia del equipo que vino de Estados Unidos a Tijuana dice algo, porque si no le importara al presidente Biden no vendrían, pero vienen porque México es muy importante en la relación para Estados Unidos”. Con información de EFE.