Como parte del combate al cambio climático California, a través de la Junta de Recursos del Aire,  aprobó un conjunto de reglas que prohíben la venta de automóviles nuevos con motores de gasolina para el año 2035.

Las reglas aprobadas requerirán que el 100 % de los automóviles vendidos en el estado para 2035 estén libres de emisiones de combustibles fósiles. Lo que se espera impulse cambios en la industria automotriz de Estados Unidos.

Las disposiciones aprobadas también establecen que 35 % de los vehículos de pasajeros nuevos vendidos en el estado para 2026 produzcan cero emisiones. Ese requerimiento subirá al 68 % para 2030.

Las reglas no afectarían a los vehículos usados y permitirían que estos permanezcan en las carreteras.

El mandato tampoco cubre todo el transporte por carretera. Los camiones pesados con motores de combustible diésel tendrán hasta 2045 para cumplir las reglas. Se espera que la aplicación de estas reglas impacte a la industria automotriz de Estados Unidos, ya que California es el mayor mercado para el sector automotriz del país, con alrededor de 11 % de todas las ventas.

Las reglas deben ser aprobadas por el Gobierno federal.

La aprobación del paquete de reglas llega una semana después que el presidente Joe Biden firmara la Ley para la Reducción de la Inflación, que invertirá 370.000 millones de dólares en programas de energía limpia, la acción más grande tomada por el Gobierno federal para combatir el cambio climático.

DETENER CONTAMINACIÓN

El gobernador de California, Gavin Newsom, dijo recientemente que “la crisis climática se puede resolver si nos enfocamos en los grandes y audaces pasos necesarios para detener la ola de contaminación por carbono”.

En septiembre de 2020, Newsom firmó una orden ejecutiva que planteó los ambiciosos objetivos para 2035 en su plan para eliminar las emisiones de combustibles fósiles, uno de los principales factores del calentamiento global.

“Es la acción que debemos tomar si nos tomamos en serio dejar este planeta mejor para las generaciones futuras”, declaró Newsom.

Newsom ha dicho que este es el “paso más efectivo” que puede adoptar California, que enfrenta una fuerte sequía agravada por la crisis climática y ha visto crecer el número de incendios de gran magnitud en los últimos años, dejando grandes pérdidas en vidas humanas y de dinero. (Con información de EFE)