Mientras las autoridades de California continúan emitiendo órdenes de desalojo ante posibles inundaciones en el Valle de Sacramento como consecuencias de las tormentas presentadas en las últimas semanas, el Servicio Nacional de Meteorología prevee que esta semana se tendrán días secos.

Como consecuencia de las tormentas que provocan lluvias y nieve en varios condados de California, las carreteras y vías se encuentran cerradas, mientras la sequía extrema que se vivía en el estado poco a poco va siendo eliminada.

La sequía extrema en el Estado Dorado cayó del 27,1 % la semana pasada al 0,32 %. En tanto la sequía “grave”, el tercer nivel más alto registrado, también registró avances al disminuir del 71 % al 46 %, según el informe presentado por el Monitor de Sequía de EE.UU.

Como se ha informado California enfrenta el segundo nivel más alto en sequía, lo que había obligado a varias autoridades de manejo del agua como el Distrito Metropolitano de Agua (MWD) del sur de California a declarar una emergencia y solicitar el recorte en su consumo.

Las tormentas que han azotado a California desde diciembre último y dejan ya 19 muertos, según el conteo de las autoridades estatales, han permitido en una buena parte de condados más de 3 pies de acumulación de lluvia (91 centímetros).

Las montañas de la Sierra Nevada, que es una de las principales fuentes de agua del estado, han tenido un récord de nieve, superando ya los promedios estacionales.

La posibilidad de salir de la sequía extrema es casi segura, sobre todo considerando que la información incluye datos de la lluvia recolectada en California hasta el 9 de enero.

Las precipitaciones en California de los últimos días no están incluidas. No obstante, hay preocupación de que la lluvia y la nieve no han ayudado lo suficiente a la cuenca del Río Colorado, la región que más ayuda necesita, incluidos el lago Mead y el lago Powell, que experimentan una aguda sequía. (Con información de EFE).