Un artista de Los Ángeles que una vez vendió flores con sus padres inmigrantes en las esquinas irrumpe en el mundo de los NFT. Al hacerlo, también encontró una forma no tradicional de generar riqueza en moneda criptográfica.Jesús Martínez encuentra inspiración en sus recorridos matutinos por su barrio de Eagle Rock en Los Ángeles: un amanecer, un vendedor ambulante o un paisaje.Cuando el artista de 24 años se sienta en casa, se pone a trabajar con una tableta y un lápiz óptico.Martínez, que creció vendiendo flores en las esquinas con sus padres, recientemente se abrió camino en el mundo de los tokens no fungibles, o NFT, que son activos digitales únicos que se compran y venden utilizando criptomonedas, como bitcoin. La mayor venta del artista criptográfico hasta ahora es una obra de arte digital titulada “Genesis Life”, que se vendió por $38,000 y ahora está valorada en alrededor de $80,000.A medida que la inversión descentralizada gana popularidad, Martínez también ha encontrado una forma no tradicional de generar riqueza. No esta solo La Encuesta Harris encontró que el 25% de los estadounidenses negros y el 15% de los latinoamericanos han comprado NFT, en comparación con el 8% de los estadounidenses blancos. Y EE.UU. Hoy en día informó durante el verano que es más probable que los inversores minoritarios superen a los inversores blancos en la posesión de moneda digital. 

Una de las obras de arte digitales de Jesús Martinez. Martinez vende las piezas de arte digital como NFT. Imagen cortesía de Jesús Martinez.

Martínez sigue asombrado de incursionar en este mundo ya que, hasta hace unos años, trabajó junto a sus padres, quienes emigraron de México.“Vendiamos flores en las esquinas o cuando había graduaciones”, expresó Martínez. “Dejé de vender flores después de la secundaria, pero eso me ayudó a aprender sobre el trabajo y la humildad”. La pasión de Martínez por la ilustración digital se afianzó en la escuela secundaria. Tres clases de arte lo introdujeron en el software de gráficos como Sketchbook Pro, Photoshop y After Effects. Luego pasó a estudiar comunicaciones en la Universidad Estatal de California, Northridge.Martínez había oído hablar de Bitcoin ya en 2012, pero no se sumergió en los activos digitales hasta este año. Publicó su primera obra de arte digital en mayo y ha vendido alrededor de ocho piezas que van desde 1.000 a 3.000 NFT. El más caro fue comprado por un coleccionista que apreció la historia detrás de la obra de arte.“El coleccionista me dijo: ‘Lo que hizo interesantes a Picasso y Mona Lisa no fue la pintura, sino la historia detrás de los artistas y tú tienes una historia hermosa y me encantaría ser parte de eso’”, dijo Martínez. “Fue entonces cuando compré mi pieza por mucho dinero”.El joven artista dijo que su trabajo ha llamado la atención de otros coleccionistas. Entre ellos Gil Weisblum, asesor web 3.0 y parte de la oficina de la icónica diseñadora de moda Diane Von Furstenberg.

Jesús Martínez (centro) en una foto con sus padres, con quienes vendió flores durante muchos años. Foto cortesía de Jesús Martínez.

“Gil fue uno de los primeros en decir que mi historia es lo que va a lograr ventas récord en el espacio NFT”, dijo Martínez, “Y eso me daría un reconocimiento como cripto artista”.

Martínez ahora trabaja a tiempo completo en su arte digital. Espera algún día convertirse en filántropo para ayudar a causas dignas, como la construcción de escuelas en países del tercer mundo o la concesión de becas a estudiantes.  

Martínez también se desempeña como asesor estratégico para una iniciativa de la revista Time.Incluso en el mundo de las criptomonedas, Martínez se esfuerza por mantenerse firme. Espera comprarle a su padre, que trabaja como conserje, un coche nuevo.“Nunca ha tenido un auto nuevo”, dijo Martínez, el menor de dos hermanos.Martínez aconseja a los jóvenes interesados en las criptomonedas que investiguen de cerca porque estas inversiones son riesgosas. No tengan miedo de pedir ayuda a inversores experimentados en criptomonedas.“Le recomiendo que se asegure de hacer su debida diligencia, que dedique mucho tiempo a investigar antes de invertir dinero, y que no ponga dinero solo porque lo lee en línea”, dijo Martínez. “Tómense el tiempo para leer y entender por qué la gente está invirtiendo”.ESTE ARTÍCULO ES PARTE DE LA CALIFORNIA DIVIDE, UNA COLABORACIÓN ENTRE REDACCIONES QUE EXAMINA LA DESIGUALDAD DE INGRESOS Y LA SUPERVIVENCIA ECONÓMICA EN CALIFORNIA.