La minoría demócrata de la Cámara Baja a partir de enero, cuando inicie sesiones será dirigida por el congresista estadounidense Hakeem Jeffries, elegido recientemente como futuro líder de ese grupo, convirtiéndose así en el primer afroamericano en asumir el liderazgo de un partido en el Congreso del país.

Jeffries, tiene 52 años de edad y es representante por Nueva York, desde el año 2019 ocupa la presidencia del Caucus Demócrata, órgano que entre otras funciones establece la disciplina de la formación y actúa como foro para desarrollar y comunicar sus políticas y prioridades legislativas.

La renovación del liderazgo demócrata se produce tras las elecciones de medio mandato del pasado 8 de noviembre, en las que los progresistas perdieron el control de la Cámara de Representantes, que se consumará a partir de enero, y sus representantes anunciarán la intención de dar paso a las nuevas generaciones.

Por su parte, Nancy Pelosi, actual presidenta de la Cámara Baja, mantendrá su escaño por California y fue nombrada “speaker” emérita, pero abandonará su puesto en la primera línea. Por su parte, el actual líder de la mayoría demócrata en esa cámara, Steny Hoyer, se centrará en su papel como miembro del Comité de Asignaciones.

La “número dos” de los demócratas en la Cámara Baja será Katherine Clark, de 59 años y representante de Massachusetts.

Como presidente del Caucus Demócrata y tercera autoridad pasará a estar el legislador por California Pete Aguilar, de 43, vicepresidente de ese órgano hasta ahora y miembro del comité legislativo que investiga el asalto del 6 de enero de 2021 al Capitolio.

“Luchar por la gente es nuestra historia y nuestro compromiso”, dijo Jeffries en su primera comparecencia ante la prensa tras resultar elegido.

En los comicios de medio mandato los demócratas sí conservaron su ajustada mayoría en el Senado, por lo que el nuevo Congreso que se instale a partir del 3 de enero tendrá su liderazgo dividido entre ambos partidos.

Jeffries ha prometido mantener una “mente abierta” en su relación con los republicanos y trabajar con ellos “siempre que sea posible”, pero también dejó claro que se peleará contra “el extremismo” en caso de ser necesario. (Con información der EFE)